¿Quien soy?

Querido lector,

Si te escribo la verdad, no se bien bien cómo definirme… pero voy a intentar plasmar con palabras lo que por mi mente pasa a la velocidad del rayo cuando me planteo esta pregunta.

En primer lugar, soy inquieto, algo inseguro, considero que me falta mucho camino para ser lo que quiero llegar a ser… Sí, soy un inconformista. Entiéndeme, me refiero a que quiero mejorar, a mí mismo y también lo que está fuera de mí. No me gusta cómo son las cosas, cómo funciona el mundo, cómo funciona la sociedad, las injusticias… sé que la vida no tiene por qué ser justa, pero quiero trabajar por dejar el mundo un poco mejor de como me lo encontré. Quiero desarrollarme a mí mismo y quiero ayudar a que las personas se mejoren a sí mismas, inspirarlas. Quiero ayudar a erradicar el sufrimiento de los seres vivos de este mundo. Y quiero ayudar a devolver al planeta un estado de equilibrio.

Es ambicioso, lo sé. Hay muchas ramas en las que me gustaría avanzar. Empezaré por escribir. Escribiré con el objetivo último de llegar al centro de las personas que me lean.

Entendiendo el centro como el punto no físico de unión de la energía del corazón y la energía de la mente, ese punto que, si se hace vibrar con la nota adecuada, pone en funcionamiento un deseo, acción y voluntad inquebrantable.

Probablemente no diga nada nuevo, no es eso lo que busco. Me gustaría encontrar las palabras que resuenen dentro de ti, lector. Hallar la forma adecuada para hacerte llegar a ese centro lo que ya está en cientos de libros y, lo más sorprendente, que ya están dentro de tu ser, probablemente en algún recóndito lugar de tu subconsciente.

Podría decir muchas más cosas,  pero llegados a este punto de la carta, creo que el silencio es más valioso.

Y tú, ¿quien eres?

Un abrazo,

David R Moreno

“Si hablas a un hombre en un lenguaje que entiende, eso va a su cabeza. Si le hablas en su lenguaje, eso va a su corazón”. Nelson Mandela

“El que sabe no habla, el que habla no sabe”. Lao Tsê.

Contra-Creatividad: Excusas

Querida mente,

te escribo a ti estas palabras por que creo que es importante que sepas esto:

No, la vida no funciona así… no me haces ningún bien si sólo buscas razones por las que no hacer algo, o no hacerlo aún… pero lo cierto es que, en este mundo, la gente puede tener dos cosas: excusas o resultados.

Probablemente creas que de esa manera estaré más cómodo, ¡la fatídica zona de confort! Te agradezco el esfuerzo… es más, valoro y me sorprende gratamente la inmensa creatividad de que haces gala encontrando mil y una excusa en escasos segundos para abstenerme de empezar lo que en otro nivel de consciencia SÉ que he de hacer.

En ese nivel de consciencia, llamaré a esa capacidad Contra-Creatividad. Mantenernos en la zona de confort puede parecerte la mejor opción para la supervivencia, que sé que es para lo que estás programada. Incluso puede que en muchos casos y a corto plazo, eso fuese verdad, sobretodo en el lejano pasado de nuestra especie. Pero a medio y largo plazo, esa seguridad momentánea de la zona de confort es un espejismo peligroso, un oasis imaginario de tranquilidad en el camino de la vida. Sé que no estas programada a nivel genético para el esfuerzo que requiere la excelencia y la felicidad, por eso te comprendo y abrazo esa característica.

Por eso, sólo quiero que utilices esa enorme potencia creativa para crear nuevas ideas para SÍ hacer. Para pasar a la acción AHORA con nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevos retos con los que progresar y aprender. Voy a trabajar con consciencia para cambiar la dirección de esa potencia creativa, dar los primeros pasos de cada acción que nos lleve hacia el lugar donde queremos estar, eliminar la procrastinación. Avanzar por medio de acciones conscientes, creativas, seguramente imperfectas pero felices, que nos permitan aprender de cada jornada victoriosa y de cada tropiezo.

Sin más que un cálido abrazo me despido de tí, mente mía.

Un Abrazo,

David R Moreno

PD. Como sabrás, formamos parte de un mismo ser, pero no somos lo mismo. Yo soy yo, y tú, mente, eres tú.

 

“La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta”. John Fitzgerald Kennedy

“La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.” William Somerset Maugham

 

 

El Big Bang

Querido amigo,

En primer lugar, me presento… sería de mala educación no hacerlo, aunque el Quién concreto carece de interés… lo importante en este lugar es el qué, lo importante es pensar, sentir, actuar… y crecer.

Mi nombre es David, escritor desde la infancia aunque aún no ha escrito nada. Ser humano en desarrollo. De mente inquieta, ávida de verdad y frustrada. Frustrada, por el momento, porque desde hace mucho sé que mi sitio en la vida está en otro lugar, otro lugar simbólico. Un lugar desde donde pueda mejorar el mundo, desde donde pueda aportar un valor superlativo que mejore las vidas de muchos seres de este planeta, seres que lo necesitan o que lo necesitarán.

¿Que a qué me refiero? A ayudar a personas que necesitan desarrollarse, a las que tienen problemas de salud, a promover la sostenibilidad, a minimizar los daños de las catástrofes naturales… ¿Parece una misión titánica, irrealizable? Puede ser… pero quiero intentarlo, después de todo, todo camino empieza con un primer paso… y apuntaré a las estrellas con mi arco y mis flechas, para así, con mucho esfuerzo, poder al menos llegar a la luna. De todas maneras, seré humilde… pensaré en grande pero empezaré en pequeño… muy pequeño… ¿que te parece que te escriba una carta de vez en cuando?

Desde mi formación como Ingeniero, Postgrado, Máster, otros muchos cursos (algunos interesantes y otros no tanto), libros excelentes y material audiovisual empoderante que han promovido en mí un cambio de consciencia, y toda la información a la que me he expuesto a lo largo de los años… me he dado cuenta que, en general, estamos muy equivocados. Que el mundo no funciona como creíamos, como nos enseñaron de pequeños… Además, me he dado cuenta de que hay mucho amor pero también mucho dolor y miedo.

Y siento que tenemos que hacer algo al respecto, en primer lugar, entenderlo, y en segundo lugar, nutrir algo más grande y más fuerte. Algo que pueda ayudar a los seres vivos de este planeta a vivir mejor, con más paz, con más amor. Creo que ese algo es la consciencia. La consciencia del ser humano. Ya que un nivel elevado de consciencia permitirá trascender muchos de los pensamientos, ideas, acciones, dolores, miedos… y llevarnos a un destino mejor.

No sin dificultad, he empezado a entender cómo funciona el universo. Parece ser que hay unas leyes diferentes a las de la Gravedad de Newton, diferentes a la de las togas, diferentes a la de la selva…

Quisiera, en estas cartas, expresar la esencia y arrojar un ápice de luz, si fuera posible, sobre estas leyes de las que hablo… así como de otros temas que, poco o mucho, tienen algo de relativo a ellas… Espero que sea tan interesante para ti leerlas como para mí escribirlas. Empezamos algo grande…será un camino interesante, de duro trabajo, pero muy profundo y bonito… ¿Me acompañas?

Este es el inicio, el Big Bang de Cartas de Vida.

¡Hasta la próxima!

Un abrazo,

David R Moreno

“El principio es la mitad del todo”. Pitágoras de Samos.

“Un camino de mil millas comienza con un solo paso”. Lao Tsé.